ARMANDO GONZÁLEZ ESCOTO

Macro – Aeropuerto

14 de septiembre de 2014

Con el feliz anuncio de la construcción de un mega Aeropuerto para la Ciudad de México quedan cancelados muchos años de expectativa para lograr superar el mega centralismo que desde los años de la Independencia agobia y empobrece la vida de este país.

 

Admira mucho la entusiasta promoción que se ha dado a este proyecto que debería dar pena. Ya ni Toluca, la capital mexiquense tiene aspiraciones; por un tiempo, durante el gobierno de Peña Nieto en dicho Estado, se hizo una gran promoción al aeropuerto de esa ciudad como alternativa más viable y rápida para llegar al Distrito Federal, al menos a su parte Sur; se hicieron grandes inversiones para tener ahí un Aeropuerto Internacional que hoy día luce “despistado”, porque nuestros gobernantes jamás han sabido planear a largo plazo y sobre todo, respetar lo que a largo plazo se planea, todos quieren ser reyes a como dé lugar, ya que para lograrlo disponen solamente de seis años.

 

El regreso, si es que alguna vez se fue, del centralismo galopante debe ponernos en guardia, ya no se trata solamente de la reforma del Instituto Federal Electoral, que so pretexto de evadir los caciquismos locales, ha venido a fortalecer el caciquismo centralista, se trata también de la defensa de los legítimos intereses del Estado de Jalisco en muchos otros rubros, el más general, la justa distribución de las participaciones federales en orden a un desarrollo armónico que favorezca el equilibrio de todas las regiones, que apueste a la promoción de las ciudades medias, sin dejar de poner remedio al desastre que suponen masas urbanas como las de Puebla, Guadalajara o Monterrey.

 

Pero las instancias federales rara vez han servido a los intereses reales de la nación, suelen ser omisas y habitualmente corruptas a la hora de cumplir su función, un ejemplo de esto es el manejo que han dado al aprovechamiento racional de los recursos naturales, entre otros, el del agua, que la federación ha decidido quitar a Jalisco y enviar a Guanajuato con todo tipo de amañadas explicaciones, mismas que usan para negar año con año el recurso que corresponde a Chapala.

 

En mal tiempo nos avisan del Macro Aeropuerto, justo cuando en Jalisco nos han dicho que no hay recursos para una Línea Tres subterránea, pero sí, y sobra para nuevas líneas doradas, segundos pisos a su Periférico, y cientos de museos, presumen, en el Distrito Federal, mientras que Guadalajara apenas si tiene un museo hecho para ese fin, los demás siguen siendo reacomodos más o menos felices de exhibiciones en edificios antiguos que más sufren que aprovechan su nuevo destino.

 

Ante un panorama tan exigente tenemos que contratar, aunque nos cobre caro, a todo un equipo de personas leales a Jalisco, verdaderamente empeñadas en defender el bienestar de nuestro estado, capaces de exigir a la federación que cumpla con sus obligaciones, no simplemente para que Guadalajara logre ser una ciudad sustentable, sino para que todo Jalisco lo sea y lo sea de manera justa y equilibrada.