ARMANDO GONZÁLEZ ESCOTO

Titulares, falacias, y contrafalacias

23 de abril de 2017

De acuerdo a lo que la lógica enseña, una falacia es un argumento que parece válido pero no lo es. En la sociedad contemporánea este tipo de falacias abundan de manera exponencial, y dada la apariencia de verdad que presentan, muchas personas, poco avisadas, las creen y lo que es peor, las divulgan y magnifican. Las falacias se producen lo mismo desde la esfera privada, cultural o comercial, que desde la política, sea en forma de sentencias, anuncios comerciales, refranes, titulares de noticias y otros recursos. Me permito proponer algunas con su respectiva posible respuesta.

 

“El gobierno siempre sabe lo que el pueblo necesita”, sí, pero nunca se lo da. “El que nada debe nada tiene”, sí, pero es mejor no tener a deber y no tener con qué pagar. “Dame una prueba de amor”, amar es no pedir pruebas. “Vive el momento”, sí, pero vívelo de tal manera que no sea tu último momento. “Lo que importa es el aquí y el ahora”, pero no olvides que el aquí y el ahora es consecuencia del ayer y determinará el mañana. “Cada quien su vida” a condición de que “su vida” no afecte la vida de los demás. “Es mi vida”, no te apropies de lo que no te pertenece. “Lo bueno cuenta”, sí, pero sólo si es cierto. “Yo soy cristiano”, si fueras cristiano no andarías metido en una secta. “Tengo derecho a mi individualidad”, pero también tienes la vocación de compartirla sin imponerla. “Prefiero vivir un año como rey, que diez como mendigo”, siempre y cuando no pases el resto de tu vida en una cárcel o amanezcas encostalado. “La vida es para vivirla”, entonces ¿por qué estás acabando con ella? “Es terrible llegar a la vejez”, sí, pero es más terrible no llegar. “Yo a mis hijos los dejo hacer lo que quieran”, gracias a lo cual nunca harán lo que deben. “Lo importante es ganar”, es más importante no hacer trampa. “Nada es verdad y nada es mentira…”, a menos que exista Dios. “México necesita estar unido”, pero para acabar de una vez por todas con la pandilla de políticos que lo explota y tiraniza. “Todas las religiones son buenas”, ni que fueran detergentes. “Respeta mi territorio”, entonces no te cases.  “Pare de sufrir”, pero no de pagar. “El senado de México defiende los derechos de los trabajadores mexicanos en Estados Unidos”, si los defendieran en su propio país podrían tener mejores resultados. “México unido jamás será vencido”, excepto por su propio sistema político. “Jalisco tendrá el sistema anticorrupción a tiempo” entonces debía haberlo tenido hace doscientos años.  “Recordar es vivir”, sí, vivir en el pasado. “El templo de San Francisco se va a caer. El templo de San Francisco no se va a caer”, no pues así, lo que ya se cayó es la credibilidad. “Jalisco, primer lugar en transparencia”, lo cual parece bastante oscuro. “La música no tiene fronteras”, la letra sí. “Actualízate abuelita”, actualízate tú, porque lo que andas haciendo siempre se ha usado, nomás que tú lo haces gratis.

 

Luego de recorrer todo el país, el presidente de conocido partido no cesa de declarar a través de los medios, haber descubierto que lo que todos los mexicanos desean es tener un país unido y en paz; bueno, México ya se está uniendo pero justamente contra el gobierno y sus partidos, principales responsables de su ruina, en cuanto a la paz, no vendrá en tanto no haya justicia, seguridad e igualdad de oportunidades para todos, así que dejémonos de falacias.